Planeta Tierra: El Coronavirus lo detiene.

Planeta Tierra: El Coronavirus lo detiene. - 6 mayo 2021

Nos cargamos el planeta, nos cargamos el mundo en el que vivimos.

El consumismos se ha disparado a un ritmo acelerado en las últimas décadas. Sin embargo, esto se manifiesta de forma desigual según la región del planeta donde vivas.

Planeta Tierra: El Coronavirus lo detiene. - 6 mayo 2021

Consumimos de forma irracional, sin pensar de dónde vienen los productos que tan fácilmente llegan a nuestras manos. La globalización y el capital permiten explotar a seres humanos del otro lado del globo, haciéndonos creer la ingenua idea de que son otros quienes crean esos bienes.

Toda esta reflexión se debe a que en las últimas semanas el ritmo de consumo ha  descendido considerablemente. El confinamiento nos ha servido para darnos cuenta de que somos nosotros los culpables de la destrucción del planeta. Miramos los mapas de  satélite de la Agencia Espacial Europea que muestran cómo se han reducido los niveles de contaminación en China y en Italia. Hoy día también se puede comprobar una disminución de los niveles de dióxido de Nitrógeno en España.

El mundo se para y la Tierra respira. Un aviso nos ha sido dado.

La ONU opina.

Las emisiones de gases de efecto invernadero han disminuido y la calidad del aire han mejorado a raíz de las medidas de contención de los Gobiernos frente a la pandemia de COVID-19. Sin embargo, la directora ejecutiva del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, Inger Andersen, explica que ese impacto es solo temporal, por lo que el coronavirus ha de verse como la necesidad de construir una economía más sostenible que funcione tanto para las personas como para el planeta.

Planeta Tierra: El Coronavirus lo detiene. - 6 mayo 2021

“La pandemia del coronavirus, que ya ha causado devastación y dificultades inimaginables, ha detenido casi por completo nuestro estilo de vida. El brote tendrá consecuencias económicas y sociales profundas y duraderas en todos los rincones del planeta. Ante esta turbulencia, como lo ha indicado el Secretario General de las Naciones Unidas, el COVID-19 requerirá una respuesta nunca vista: un plan de tiempos de guerra para enfrentar una crisis humana.”

Así se expresaba la funcionaria en un artículo publicado recientemente en el sitio oficial de la ONU.

Los impactos positivos visibles, ya sea la mejora de la calidad del aire o la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, son sólo temporales, porque se derivan de una aguda desaceleración económica y un trágico sufrimiento humano.

INTERESANTE: Buscando la vacuna contra el coronavirus.

Cualquier impacto ambiental positivo después de esta aborrecible pandemia debe comenzar por el cambio en nuestros hábitos de producción y consumo hacia modelos más limpios y sostenibles. Porque sólo las transformaciones sistémicas a largo plazo cambiarán la trayectoria de los niveles de CO2 en la atmósfera.

Cuanto mejor gestionamos la naturaleza, mejor gestionamos la salud humana. Ésta es la razón por la cual es tan importante el marco mundial de la diversidad biológica post-2020 que se espera aprueben los países de todo el mundo este año. Un pilar importante en nuestro plan de recuperación post-COVID debe ser llegar a un marco ambicioso, medible e inclusivo, porque mantener la naturaleza rica, diversa y floreciente es una parte fundamental del sistema que sustenta nuestra vida. Aún más importante cuando se considera que entre 25% y 50% de los productos farmacéuticos se derivan de los recursos genéticos.

INTERESANTE: Turquía RETIENE envio de respiradores a España.

A medida que los motores del crecimiento comienzan a acelerarse nuevamente, necesitamos ver cómo el manejo prudente de la naturaleza puede ser parte de esta economía diferente que debe surgir, una en la que las finanzas y las acciones impulsen empleos sostenibles, el crecimiento verde y una forma distinta de vida, porque la salud de las personas y la salud del planeta son una y la misma cosa, y ambas pueden prosperar en igual medida.

Consumamos momentos, consumamos tiempo con personas queridas, consumamos sentimientos y sensaciones.

Desde España. Quédense en casa.