El hogar es donde habita el corazón

Rosita Fornés

¿Existe una medida para la nacionalidad?

Si alguien pregunta por la existencia de algún parámetro para medir la nacionalidad, la respuesta sería poco clara por parte de la gran mayoría, no existe forma de medir los requisitos que debe cumplir una persona para poder sentirse hijo de un país. Si me preguntan a mí, yo les daría mi humilde opinión citando ejemplos de ilustres ciudadanos del mundo que encontraron su hogar en un país extranjero, se enamoraron y decidieron dedicar su vida al mismo, pudiéramos citar a Ernest Hemingway quien siendo norteamericano se enamoró de la isla de Cuba y creó la mayor parte de su vida y obra dentro de la misma y a nuestra queridísima Rosita Fornés cuyo nombre encabeza titulares en el día de hoy tras el anuncio de su fallecimiento (Jun 10, 2020), sin dudas una noticia lamentable para todos los que aman a Cuba y su cultura. Pero, ¿quién era Rosita Fornés? ¿Cuál fue la obra de su vida?

Rosalía Lourdes Elisa Palet Bonavia (Rosita Fornés) nació el 11 de febrero de 1923 en la ciudad de Nueva York (de origen español). En su adolescencia se traslada con su familia a Cuba en donde comenzó una carrera artística que la llevó a escenarios importantes en México, EEUU, Europa y Cuba entre otros. Incursionó en la Opereta, la Zarzuela, la comedia ligera, el drama clásico, la revista musical, el Cabaret, la radio, el Cine y la televisión.

Trabajó junto a los más famosos actores y actrices de su época, como los argentinos Hugo del Carril, Luis Sandrini, Libertad Lamarque y Tita Merello; o los cubanos Rita Montaner, Maruja González, Zoraida Marrero, Bola de Nieve, Benny Moré, María de los Ángeles Santana y Esther Borja; y junto a los maestros Ernesto Lecuona, Rodrigo Prats, Adolfo Guzmán, González Mantici, o Armando Romeu.

  • Rosita Fornés
  • Rosita Fornés
  • Rosita Fornés
  • El hogar es donde habita el corazón. Rosita Fornés
  • Rosita Fornés
  • Rosita Fornés
  • Rosita Fornés

Fundadora de la televisión cubana en donde realizó programas humorísticos, dramáticos y líricos, fue una artista muy carismática que supo consolidar su popularidad y mantenerse en la preferencia del público. Su arte llegó a numerosos escenarios de Europa, Estados Unidos y América Latina. Ostenta el Honor al Mérito, otorgado en México; la Distinción a la Cultura Nacional y el Premio Nacional de Teatro.

A los cubanos de hoy sólo diré:

“A Cuba hay que entenderla”

“A Cuba hay que ayudarla”

 “A Cuba hay que amarla con sus defectos, aunque no haya sido amable o generosa con sus mejores hijos, incluso cuando te rompió el corazón”

Rosita Fornés escuchó el llamado de Cuba y aunque tuvo grandes oportunidades de realizar una carrera artística en cualquier país del mundo, incluso en México en la época dorada de su cine.

Rosita eligió a Cuba, eligió quedarse y luchar por la cultura de la nación que la adoptó, alimentó e hizo crecer, sin importar cuán difíciles fueran los tiempos.

Rosita tuvo más de 60 años de carrera artística y en ese tiempo alimentó a la cultura cubana con su fantástica labor y siendo fuente de inspiración para nuevas generaciones de artistas creando un patrimonio inmaterial que permanecerá por todos los tiempos dentro de las memorias individuales y colectivas del pueblo cubano.

¿Qué cubano no conoce las canciones “Un día de paseo” o “La Viuda Alegre”?

Rosita se nos fue, pero su obra nos acompañará por siempre, ha cumplido su misión entre los mortales con honores y ganado su lugar en la inmortalidad.

Entonces, si me preguntan cómo medir la cubanía, lo primero que vendría a mi mente sería nuestra Rosita Fornés, quien pudiendo hacer vida en grandes países, eligió a Cuba, quien en lugar de vender sus conocimientos, eligió compartirlos con las nuevas generaciones de cubanos en la isla.

Rosita compartió su brillo con los hijos de esta tierra que la adoptó y al final de su vida regresó a su país natal, junto a su familia, pero estoy seguro que en el momento de su partida, en el momento del recuento antes de partir, Rosita vio un resumen de lo que fue su vida, y sus últimos pensamientos seguramente fueron para Cuba.

Por eso les digo, la nacionalidad no se mide por el lugar donde naciste, se mide por el lugar en donde eres feliz y las cosas que haces por él para que sea un lugar mejor, un lugar más cálido, ese lugar es tu hogar, y es ahí donde vive tu corazón porque todos somos ciudadanos del mundo.


Home is where the heart is – El Hogar es donde habita el corazón

Responses

  1. Excelente artículo Reynaldo. Espero con ansias el próximo que escribas. Rosita estará para siempre con nosotros los cubanos.

Los comentarios están cerrados.