New York: RENUNCIAN los 57 restantes miembros del escuadrón de policías, en protesta a…

New York

New York: RENUNCIAN los 57 restantes miembros del escuadrón de policías.

Dos oficiales, que habían sido suspendidos por haber empujado a Martin Gugino, un anciano de 75 años de edad y activista social, han sido acusados formalmente este sábado, de Asalto en Segundo Grado. Así lo ha manifestado en conferencia de prensa John Flynn, Fiscal General del Condado de Erie en New York.

Los oficiales Robert McCabe y Aaron Torgalski se declararon inocentes de los cargos. Pero el próximo 20 de Julio tendrán que presentarse ante la corte para una audiencia acerca del caso, según USA TODAY.

Los 57 restantes miembros del escuadrón del Equipo de Respuesta de Emergencia del Departamento de Policías de la ciudad de Buffalo, New York, renunciaron el viernes a su unidad en protesta a la suspensión de los 2 oficiales.

Lo curioso es que ninguno de ellos ha renunciado a su uniforme. O sea, siguen siendo miembros del cuerpo de policías, pero no desean formar parte del escuadrón antes mencionado, negándose a cumplir con su deber.

Es válido aclarar que, en Estados Unidos, y posiblemente en casi todo el planeta, negarse a cumplir con la labor para la que se ha sido contratado, constituye motivo de despido inmediato. Más aún, en el caso de los uniformados, podría verse como un motín, pues estarían desobedeciendo a su mando superior. 

Su decisión no se debe a creer que sus compañeros actuaron de forma incorrecta. Sino porque están en desacuerdo con la sanción administrativa que, hasta el pasado viernes pesaba sobre ellos.

Sin embargo, ya hoy sábado la historia ha cambiado y ambos se enfrentan a condenas de hasta 7 años de privación de libertad, si son hallados culpables. Lo cual se espera que ocurra, pues el hecho fue filmado de principio a fin por un equipo de reporteros de la cadena WBFO, asociada a la BBC.

Durante el reporte diario que el Gobernador de New York Andrew Cuomo hace cada día para informar al pueblo acerca de la evolución en la lucha contra el Coronavirus, dijo: “Creo que hubo responsabilidad criminal, por lo que vi en el video… Creo que lo que hicieron el Alcalde y el Fiscal del Distrito, fue lo correcto y los aplaudo por actuar tan rápido como lo hicieron… Lo que vimos fue horrendo y despreciable, y creo que ilegal.”

“Nuestra posición es que esos oficiales simplemente seguían órdenes del Comisionado de Policías Joseph Gramaglia para limpiar la esquina.” De esta forma declaró John Evans, presidente de la Asociación Benevolente de Policías de Buffalo. “No se especifica limpiar la esquina de hombres, menores de 50 y entre 15 y 40. Ellos simplemente hacían su trabajo.”

El Gobernador Cuomo observó el viernes mientras posaba para las cámaras, el video del incidente. Al respecto concluía manifestando que había hablado por teléfono con el Sr. Gugino, el anciano de 75 años que fue agredido por los policías.

“Ves ese video y perturba tu sentido básico de decencia y humanidad. ¿Por qué? ¿Por qué fue eso necesario? ¿Dónde estaba la amenaza?… Y luego le pasan por su lado mientras se ve sangre saliendo de su oído. Los oficiales de policía les pasan por el lado. Es fundamentalmente ofensivo… ¿Quienes somos? ¿Cómo hemos llegado a este lugar?”

No obstante, 7 Eyewitness News dice haber hablado en condiciones de anonimato, con 2 de los 57 oficiales que renunciaron a su puesto.

Le han comunicado a este medio de prensa que no entienden por qué la Asociación Benevolente de Policias de Buffalo ha declarado que la renuncia de los 57 es en solidaridad a los que agredieron a Martin Gugino.

“Algunos de ellos probablemente renunciaron para apoyar a los oficiales” – dijo uno de ellos. – “Pero, para muchos de nosotros, eso no es cierto.”

“La Ciudad, el Fiscal del Distrito, no los están apoyando.” – continúa su intervención, refiriéndose a los 2 oficiales bajo causa penal en este momento. – “Ellos tienen que buscarse sus propios abogados y pagarlos de su bolsillo.”

Al parecer estos dos anónimos oficiales no reconocen la esencia del problema. No existía ninguna razón posible que justificara el actuar de sus compañeros. Esto se nota claramente cuando declaran: “No puedes pedirle a la gente que haga algo, y cuando lo hacen y algo sale mal, entonces dices que están por su cuenta.”

No hay dudas de que en efecto los oficiales recibieron órdenes de “limpiar” la esquina. Pero eso no implica agredir a quienes allí se encontraban. Existen otras formas más pacíficas de obtener este objetivo.