Dallas, Texas: 7 días de cárcel a estilista por abrir su salón durante crisis de COVID-19.

Shelley Luther Dallas Texas

Dallas, Texas: 7 días de cárcel a estilista Shelley Luther por abrir su salón durante crisis de COVID-19.

Shelley Luther, dueña del salón de belleza À la Mode, ha sido penalizada con $7000 de multa y sentenciada a 7 días en prisión por desafiar la orden de no abrir los negocios que no fueran esenciales emitida por el Gobernador del Estado de Texas Greg Abbott para prevenir la propagación del Covid-19.

También se le impusieron multas, a ella y a su negocio, de $500 por cada día que abrió sin autorización (7 días) y por cada día desde hoy miércoles 6 de Mayo hasta el viernes, cuando el Estado habría decidido permitir que este tipo de negocios abriera.

De acuerdo a la cadena CBS, la semana pasada Shelley recibió una carta del Juez del Condado de Dallas Clay Jenkins, pidiéndole “Cesar y Desistir” en su empeño de mantener las puertas abiertas de su negocio sin considerar el peligro que esto implicaba. Sin embargo, la aludida hizo pedazos esta carta públicamente en evidente desafío a la corte.

Por estas razones el también Juez Eric Moye la ha declarado en desacato enviándola a prisión. Antes de concluir, expresó:

“Si usted lo desea, aproveche esta oportunidad para reconocer que sus propias acciones fueron egoístas, poniendo el interés personal por encima del de la comunidad en la que vive.”

El Juez Moye explicó que esperaba que Luther se disculpara, reconociera su error y acepta mantener su negocio cerrado hasta el viernes, cuando el gobernador ha decidido que los salones de belleza pueden abrir. De haberlo hecho, el Juez hubiese considerado aplicar sólo las multas y evitarle el tiempo en prisión.

A este pedido, la estilista respondió: “Respeto mucho a esta corte y las leyes. Nunca he estado en esta posición y no es un lugar donde quisiera estar. Pero estoy en desacuerdo con usted, señor. Cuando usted dice que soy egoísta por alimentar a mis hijos… No es egoísmo. Tengo empleados que están pasando hambre por alimentar a sus hijos. Así que, si usted cree que la ley es más importante que alimentar a los niños, por favor siga adelante con su decisión. Pero no voy a cerrar el salon.”

El Juez Moye no se dejó intimidar por la arrogancia y la hipocresía de esta persona. Fue conducida por el alguacil de la corte a cumplir su sentencia.

Lo que Shelley Luther omitió durante su alegato es que, siendo una propietaria de negocio privado, las ganancias de su compañía deberían serle suficientes para subsistir a esta crisis.

Además, su salón calificaría para recibir un préstamo de los trillones de dólares aprobados por el gobierno el pasado mes, para continuar pagando a sus empleados. Se ha dicho que ese préstamo no tendrá que ser devuelto si los negocios que lo solicitan mantienen a su personal empleado y no reducen sus salarios.

Incluso si estuviera desocupada, el gobierno está pagando $600 semanales por encima de lo que le corresponde recibir a las personas por concepto de Seguro de Desempleo. O sea, más de $15 por hora si estuvieran trabajando. Lo cual representa el doble del salario mínimo en Estados Unidos y mucho más de lo que ganan laborando personal de servicio en Walmart, McDonalds o cajeros en el Chase Bank.

El inconveniente con este Seguro de Desempleo, por si usted no lo sabe, es que se trata de dinero acumulado por usted mismo para la Seguridad Social. De ahí sale su pensión cuando corresponda retirarse de la vida laboral. Por tanto, todos aquellos que ahora hacen uso de él, necesitarán más tiempo para llegar al total necesario o recibirán un estipendio bastante bajo.

Personas irresponsables que apoyan a Shelley Luther, algunos de los cuales pertenecen al movimiento Open Texas, aguardaban en las afueras de la corte para escuchar el veredicto. Obviamente, el resultado final no fue de su agrado.

Mientras, el Fiscal General de Texas Ken Paxton publica en su cuenta de twitter una declaración pidiendo que Shelley Luther sea liberada de inmediato. Según él, ponerla en prisión representa abuso de poder. Sin embargo, no se refiere a la advertencia que recibió la estilista una semana antes ni a la decisión de ella de desafiar la orden de la corte.

Mientras, el Fiscal General de Texas Ken Paxton publica en su cuenta de twitter una declaración pidiendo que Shelley Luther sea liberada de inmediato. Según él, ponerla en prisión representa abuso de poder. Sin embargo, no se refiere a la advertencia que recibió la estilista una semana antes ni a la decisión de ella de desafiar la orden de la corte.