Michael Flor (Superman) sobrevive al COVID-19 pero le cuesta $1,1 millones.

Michael Flor banner

Michael Flor es consciente de que ese millón de dólares será pagado por otros a través de impuestos que le cobran al pueblo, a otros clientes de las compañías de seguro, etc. “Nuestro miedo al Socialismo siempre nos ha impedido garantizar una cobertura médica completa para todos”, ha dicho a The Seattle Times.

Cuánto costó el tratamiento de Michael Flor.

Michael Flor ha recibido recientemente la cuenta del costo total de su tratamiento por un monto superior al millón de dólares, $1 122 501,04 para ser exactos. Más que una cuenta, pareciera tratarse de un libro. Han necesitado 181 páginas para describir todos los procedimientos médicos empleados y los gastos asociados a cada uno de ellos.

El hombre está cubierto por el Medicare (Seguro de Salud provisto por el gobierno a los mayores de 65 años de edad al cual contribuimos de nuestro salario durante toda la vida laboral). Es por ello que tal vez no tenga que pagar la mayor parte de ese dinero. De hecho, puede que no tenga que pagar nada ya que se trata del COVID-19. Pero eso aún es una incógnita.

La mayor parte de los 62 días que estuvo hospitalizado los pasó inconsciente. Pero su esposa recuerda un momento determinado al principio de esta historia, cuando Michael le dijo “Tienes que sacarme de aquí. No podemos pagar esto.” Claro que entonces no se conocía el costo total, aunque era lógico pensar que la cifra sería enorme.

La habitación de Cuidados Intensivos le ha costado $9 736 POR DÍA. Debido al COVID-19 ese espacio se había sellado y solamente personal médico podía acceder a él, vestidos con mascara, gorro y traje de protección. El total a pagar por los 42 días que permaneció bajo esas condiciones es de $408 912.

Michael estuvo 29 días conectado a una máquina de respiración artificial (ventilador). Le ha costado $2 835 POR DÍA. O sea, un total de $82 215. Casi una cuarta parte de la cuenta se refiere a medicamentos.

La cuenta utiliza 20 páginas para explicar por qué Michael debe pagar casi $100 000 por los procedimientos que se le realizaron durante los 2 días en que su corazón, riñones y pulmones fallaron, estando prácticamente muerto.

En total la cuenta lista 3 mil aspectos diferentes por las que le quieren cobrar al paciente. Un promedio de 50 por cada día. Es curioso que no se incluyen las 2 semanas de recuperación que pasó en rehabilitación.

Michael Flor covid-19

Michael Flor ha confesado lo siguiente al periodista de The Seattle Times: “Me siento culpable por haber sobrevivido. Me pregunto ¿por qué yo? ¿Por qué merecí todo esto? Miro el increíble costo y me aumenta la culpa por haber sobrevivido.”

El Congreso aprobó más de $100 mil millones en ayuda a hospitales y compañías de seguro para cubrir los gastos de la pandemia. Por ese motivo es muy posible que Michael no tenga que pagar nada de su bolsillo.

No obstante, las compañías de seguro estiman que se necesitarán más de $500 mil millones para cubrir los costos de tratamientos por COVID-19 y se le pide al Congreso que apruebe la suma.

Cómo comenzó la historia de Michael Flor?

Michael Flor fue admitido el pasado 4 de Marzo en el Swedish Medical Center de Seattle por contagio al COVID-19. Coincidentemente este es el mismo hospital donde naciera en 1950. Hasta la fecha de su ingreso se contaban sólo 149 casos positivos en todo el país.

Había regresado de su trabajo con una toz a la cual no le dio importancia. Fue su esposa Elisa del Rosario quien insistió en ir a Emergencias. Sus análisis dieron positivos a COVID-19 y se transfirió a Terapia Intensiva.

“Estaba tan mal que casi todos sus órganos presentabaron fallos” dijo la Dra. Anne Lipke, especialista pulmonar y de cuidados intensivos del mismo hospital en entrevista a The Seattle Times.

En pocos días sus pulmones se deterioraron. Fluidos penetraron en ellos. Tubo que ser intubado y conectado a respiración asistida (ventilador). Su corazón se debilitó y los riñones dejaron de funcionar. Al igual que a muchos pacientes de COVID-19, se le formaron coágulos de sangre. Su sistema inmune colapsó combatiendo al virus.

En un momento determinado se pensó que Michael estaba tan cerca de la muerte que los doctores le dijeron a su esposa y sus dos hijos que no había nada más que pudieran hacer. Suspendieron las visitas a la habitación donde se encontraba aislado. Una noche colocaron un teléfono en su oído para que pudiera despedirse de su esposa y sus 2 hijos.

Sin poder explicarse muy bien por qué Michael evolucionaba de forma positiva, algunas enfermeras comenzaron a llamarle “the miracle child” (el chico milagroso).

Recibió transfusiones de sangre y altas dosis de vitamina C. También le aplicaron varios fármacos que se encontraban en estado experimental. Los doctores no tienen claro aún qué fue lo que lo salvó.

El 5 de Mayo su recuperación era total y fue dado de alta. Habían transcurrido 62 días, convirtiéndose en el paciente de COVID-19 que más tiempo ha permanecido en este hospital. Al salir por la puerta vestía un pullover con el símbolo de Superman y gritó “Sunchine!” (el Sol brilla). Alrededor de 50 especialistas de la salud lo despidieron. En su mayoría habían estado envueltos en su recuperación.

COVID-19 vs Cancer

El escritor David Lat recibió una cuenta de $320 mil por su tratamiento contra el COVID-19 y al final no lo tuvo que pagar. Sin embargo, conoce de pacientes de Cáncer y de Leucemia que han recibido durante el mismo periodo de tiempo, sendas cuentas a pagar.

“Es como si estuviéramos haciendo un experimento para ver cómo sería un sistema de atención médica universal, pero específicamente apuntando a una única enfermedad.” Así comenta Danny Westneat en su artículo en el The Seattle Times.

Michael Flor es consciente de que ese millón de dólares será pagado por otros a través de impuestos que le cobran al pueblo, a otros clientes de las compañías de seguro, etc. “Nuestro miedo al Socialismo siempre nos ha impedido garantizar una cobertura médica completa para todos”, ha dicho.

El costo de la atención médica per cápita en Estados Unidos es el doble de cualquier otro lugar del mundo.